El Bibliómano me conduce a una relación de libros imposible de filmar, imposibles de llevar al cine, entre los que Screenhead cita a Don Quijote, Cien años de soledad, los libros de Proust y Joyce, las Metamorfosis kafkianas, entre otros.

Los colegas de Dosdoce (Javier and. Cº) han tenido la amabilidad de incluirme en un invento que llaman Agregador Cultural. Si los entiendo bien, se trata de algo así como de facilitar la comunicación, información, etc., entre autores, editores, lectores e infame turba relacionada con los medios de comunicación e incomunicación librescos.

Sin título, Gregory Crewdon. Luhring Augistine, New York, 2006. No hay un alma en la ciudad. Las luces iluminan tentaciones de supermercados vacíos. En la periferia urbana, un automóvil abandonado, en un cruce, habla de alguien que corre, huye, persigue o es perseguido: y no tardará en caer, en un accidente, una trampa, una tumba, […]

Los estallidos de ¿xenofobia? y violencia ¿racista?, en Alcorcón, se perciben con inquietud en las Américas: las elites ilustradas glosan las virtudes de la tolerancia y la integración; quienes viven en las periferias suburbanas se dejan arrastrar por las sirenas del odio: “¡Vamos a por ellos; vamos a matarlos..!”.

Irish Times estima que hay tres diferencias capitales entre los “procesos” vasco e irlandés.