Gallegos, Galicia, España, la lengua, tontos, sordomudos

Si hay que creer al diccionario de la RAE, gallego es sinónimo de tonto en Costa Rica y de tartamudo en El Salvador. ¿Es imprescindible secuestrar a un grupo de militares costarricenses o salvadoreños, perdidos en las aguas territoriales gallegas, para exigir una rectificación de semejante infamia..?

¿Os es preferible que los tribunos del pueblo se reúnan con urgencia para exigir que se borren tales difamaciones de un libro pagado con dinero público?

Cuestión, la de la propiedad comercial y política de la lengua, que empresarios públicos y privados aspiran a zanjar en beneficio propio: atribuyéndose la propiedad exclusiva y los derechos mercantiles derivados del uso y abuso de palabras y libros de libre circulación, en otro tiempo.

Recuerdo a Rosalía. Su Flavio comienza así: “La verdadera patria del hombre es el mundo entero”. Universalismo idealista que no siempre le permitía olvidar los sufrimientos de su patria chica, su tierra, su heimat:

Probe Galicia, non debes
chamarte nunca española,
que España de ti se olvida

[ .. ]

Galicia, ti non tes patria,
tu vives no mundo soia,
i a prole fecunda túa
se espalla en errantes hordas,
mentras triste e solitaria
tendida na verde alfombra
ó mar esperanzas pides,
de Dios a esperanza imploras.
Por eso anque en son de festa
alegre á gaitiña se oia,

eu podo decirche:
Non canta, que chora.

[ .. ]

  • Addendaetcorrigenda, 28 marzo 2007, Adrián Pablo Fanjúl, Suya, La lengua.

Comentarios

  1. dice

    Ayer…

    Daniel Tercero Gallego, más que gallego, que eres un gallego

    Sería un escándalo más en cualquier país civilizado, si existe dicho lugar, que cada día que pasa uno tiene sus dudas. Desde luego esa tierra gobernada no se alcanza a ver desde la atalaya que dicen se llama España. Les cuento.

    La Comisión de Educación del Congreso de los Diputados ha aprobado, este miércoles, por unanimidad una proposición de ley para que la Real Academia Española (RAE) suprima de su -nuestro- diccionario, el DRAE, la quinta y sexta acepción de gallego: tonto y tartamudo, respectivamente. La proposición, como no podía ser de otra manera, la auspició un partido nacionalista -siempre tan preocupados por la realidad-: el BNG. Era una prioridad para la población gallega, en particular, y la española en general. Desde luego. ¡Qué duda cabe!

    Los políticos metidos a lingüistas. ¿Les queda, a estos nuestros políticos, por hacer algo que no sea para lo que reciben un sueldo, más que digno? Además, la resolución del Congreso insta al Gobierno a que se preocupe por este asunto, sin especificar cómo y dónde. Aunque sobran las respuestas directas.

  2. dice

    La gente se aburre mucho, ¿no? Anda que manda narices que salgan polémicas así…

    Voy a tener que elevar una protesta a la Máxima Autoridad para que prohíban decir que un determinado alimento “tiene mucha química” cuando quieren decir que lleva muchos aditivos artificiales. Siento mi profesión denigrada sólo por eso…

    En fin…

  3. Javier Jr dice

    Por lo que puedo contar, por estos lares de Santiago, mis compañeros de trabajo por aquí y amigos varios (los gallegos, me refiero) no han hecho ningún comentario al respecto, es decir, que les importa poco menos que un pimiento (no sé si de Padró o de otro tipo); reconozco que no representan a toda la población, pero sí me da la impresión de que las preocupaciones de la gente van por otros derroteros.

    En México, los colegas de trabajo del DF, sí me comentaron que, por gallego, se refieren a alguien nacido en España, aunque no se lo oí nunca (no sé si por poco uso o por que me tenían delante); también me comentaron, entre sonrisas, que es el tonto de los chistes, algo así como los belgas respecto a los franceses, ¿no?

    Saludos

  4. dice

    Javier Jr., Ramón,

    Todos somos un poco gallegos, o murcianos.
    Lo del gallego-español-tonto es bastante común, creo, en algunos países americanos, más allá de lo que dice el dico. de la RAE.

    JP. / Q.-

    PS. Las “turbas” irlandesas desembarcan por París esta semana, rumbo a la patria de los gazpachos manchegos, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *