Europa y el acoso ruso

noviembre 15, 2008 | 6 Comentarios

Moscú utiliza sus recursos energéticos para presionar sobre una Europa frágil, dependiente, dividida, hipotecada.

[ .. ]

Moscú controla el 25 % del petróleo y el 50 % del gas consumido en Europa [Les routes d’approvisionnement]. Tras su ocupación temporal (¿?) de una parte de un Estado soberano (Georgia), e imponer la ley de sus cuerpos de ejército en el Cáucaso, Moscú ha decidido instalar al este de Polonia misiles de corto y medio alcance, como “respuesta” al “escudo anti misiles” que Washington proyecta instalar en el este europeo, “medida defensiva” contra la artillería balística de Irán.

A partir de tal teatro de operaciones, en el que Europa y su seguridad quedan hipotecadas a un bizantino chalaneo ruso-estadounidense, Moscú avanza nuevos peones diplomáticos de evidente alcance estratégico: un proyecto de Tratado que pudiera permitir a Moscú participar en la “gestión” de la seguridad continental, junto a Washington y los aliados europeos.

Londres, Berlín y París no desconocen en absoluto la maniobra envolvente de la gran diplomacia rusa. Y el presidente Sarkozy oferta al dúo Putin – Medvedev una cumbre de la OSCE (Organización para la seguridad y la cooperación en Europa), con el fin de “asociar” a Washington a ese complejísimo ajedrez estratégico. Moscú considera la OSCE “perfectamente descalificada”, y espera algún tipo de apoyo de los aliados más frágiles (como España), en una operación de acoso sistemático que puede prolongarse años, si no décadas.

La UE aceptó hace años negociar con Rusia un nuevo marco de relaciones estratégicas. Pero tal proceso negociador ha chocado, hasta hoy, contra el uso político ruso de los suministros energéticos, indisociable del bonapartismo militar en el Cáucaso. Moscú y Europa fingen negociar objetivos comunes. La UE aspira a asegurar unos suministros energéticos donde está hipotecada su prosperidad. Moscú aspira a servirse de tales suministros para reducir la influencia de los EE.UU., en beneficio de Rusia.


Comentarios

6 Respuestas a “Europa y el acoso ruso”

  1. J. Moreno dice:

    Terriblemente lógico todo lo que “El gran Oso del Este” maniobra para intentar conducir a su prole hacia la hegemonía.
    ¿Qué comportamiento se esperaba del enorme pueblo eslavo una vez desechado el modelo comunista (¿).
    Pués el ir hacia otra forma de imperialismo. Y ahora, con el mismo sistema económico de propiedad privada, sus dirigentes buscan ceñirse la corona zarista.

    Todo sistema económico, político o religioso tiende a la hegemonía.

    ¡¡Que lejos queda aquella gesta de la presa de Asuán!! y pobre pueblo egipcio tras la muerte del digno Nasser!!

  2. J.Moreno,

    Sobre esas relaciones, ¡tan olvidadas..!, recuerdo con mucho cariño un libro famoso de Mohamed Heikal -que dirigía Al Haram por aquellos años-, The Sphinx and the Commissar: The Rise and Fall of Soviet Influence in the Middle East,un ensayo contado en bastante primera persona,

    Q.-

  3. Robert dice:

    Según informó el Times de Londres, un funcionario de Estonia, Herman Simm, acaba de ser detenido para su proprio gobierno. Estaba haciendo el espionaje contra la OTAN para Putin. Dió a la Rusia todos los secretos acerca de los misiles que Bush ha puesto provocativamente cerca de eso país.

  4. [...] Más de media Europa depende del 70 al 100 % de gas ruso [Financial Times, 7 enero 09. From Russia… whitout gas]. ¿Qué ocurrirá cuando una crisis mayor entre Rusia, Ucrania y Europa coincida con otra crisis simultánea, en Oriente medio, amenazando o disparando el precio de las importaciones energéticas, talón de Aquiles de Europa, un invierno meteorológicamente cruel..? Rusia, Europa y el grifo energético y Europa y el acoso ruso. [...]

  5. [...] Moscú utiliza sus recursos energéticos para presionar sobre una Europa frágil, dependiente, dividida, hipotecada. [...]

Deja un comentario