Entre incontables entrevistas alfombra, no encuentro nunca la única pregunta esencial: “¿Quién y cómo pagará las deudas de Estado contraídas por Zapatero..?”.

España condena al destierro lo mejor que tiene: jóvenes con estudios, que hablan idiomas, condenados en su tierra al paro y la pobreza.