« Remedios Varo. El olvido de EspañaBlanca Li: de las XeXonees a la Ópera de París »

Blanca Li: sueños de las noches de La Alhambra

8 Jun 2006, by Quiñonero, Categories: Archivo

[05 dic. 01. 16:53:04] Por vez primera en la historia, una coreógrafa española, Blanca Li, ha sido nombrada directora de la Ópera Cómica de Berlin, y, al mismo tiempo, invitada a presentar su trabajo en la Ópera Garnier de Paris, donde se ofrecerá la primicia de su nuevo trabajo, una versión de la «Sherezade» de Nicolaï Rimsky-Korsakov, que será un homenaje a la Granada de la infancia de la artista, revisitada a la luz del gran arte contemporáneo y el mestizaje de las culturas europeas y orientales.

Follow up:

Mientras espero a Blanca (ex-Blanca Gutierrez, animadora de un grupo legendario, las «Xoxonees», que tuvo sus dias de gloria en el Madrid de la difunta Movida), cae una lluvia intermitente, y, bajo mi paraguas, espero a una señora de armas tomar, muy digno, con mi porte de corresponsal de ABC, bajo el paraguas. Cuando arrecia el aguacero, se aproxima una diminuta moza, en bicicleta, apenas cubierta con una gabardina de plástico chillón y un pañuelo. Temo por la locura de la ciclista, en bicicleta, bajo la lluvia. Pero la ciclista es Blanca, que se disculpa por llegar con seis minutos de retraso.

«Para mi», me dice, cobijados apresuradamente en una cafeteria desierta, «todo empezó en Granada. Tuve una infancia muy alegre. Me lo pasaba muy bien. Alli lo aprendi todo. El arte. La belleza. Ibamos a jugar a la Alhambra. Lo más fuerte era la familia. Una familia numerosa. Cantábamos y montábamos una fiesta con cualquier pretexto. Allí echa sus raices mi sentido de la fiesta y el arte».

Sembrada la semilla artístico-festera, la familia de Blanca debe marcharse a Madrid, donde comienza una nueva vida. El colegio. Las amigas. La gimnasia. El aprendizaje del trabajo. La formación de la voluntad. Seguirán los años de Nueva York: es en Manhatan donde la joven granadina se convierte en bailaria y coreógrafa. Allí descubre el amor. «Allí descubro –me dice, sorbiendo su tercer zumo de naranja a las diez de la mañana– todo lo que se descubre a los diecisiete años y donde decido que seré coreógrafa».

La puesta en práctica de ese proyecto, de vuelta a Madrid, es mucho más dificil de lo previsto. Nadie da un duro por la coreografia contemporánea. El grupo las «Xoxonees» nace como una aventura lúdica. «No lo pasamos muy bien. Pero yo queria ser coreógrafa y tener mi compañia». Y monta su primer espectáculo en la Expo sevillana. Y conoce al hombre de su vida, Etienne Li, de nacionalidad francesa, profesor de matemáticas, que pronto será desplazado a Marrakesh.

El amor no tiene fronteras. Blanca se quedará en Madrid animando las noches locas de «El Calentito», en las inmediaciones de la plaza del Callao. Li se marcha a Marrakesh. Van y vienen, viven, entre Marrakesh y Madrid. Y en el sur marroquí descubre la música de los «gnawas», a caballo entre el misticismo sufí y la música religiosa africana. El mestizaje entre los ritmos modernos, el ballet contemporáneo, la cosa andaluza, la experiencia neoyorquina y el embrujo «gnawa» dará el cocktel que se llama Blanca Li, cuyos primeros triunfos internacionales llegan en Paris, en el Pigalle de los años ochenta y primeros noventa. En aquellas noches canallas se alumbró la compañia de Blanca, y, luego, la fama, la gloria, Berlin y la Ópera Garnier, en Paris.

Dentro de unos dias, por vez primera en la historia, una joven andaluza presentará en la primera e histórica Ópera Garnier un espectáculo propio. «Es, me dice, la realización de un sueño. El sueño de la niña que creció a los pies de la Alhambra, que siempre me ha hecho soñar. De niña, escuchaba cuentos e historias de inspiración orientalista, como los Cuentos de Washington Irving. Cuando se planteó la oportunidad de Paris la primera coreografia que ve vino a la cabeza fué hacer algo con la Sherezade de Rimsky-Korsakov. He hecho algo abstracto. Es la primera vez que trabajo con los bailarines de la época, y es la primera vez que adapto mi trabajo al lenguaje clásico, pero siempre fiel a mi lenguaje coreográfico.. »

Será, dentro de dos dias, la irrupción de un sueño granadino en uno de los grandes templos de la ópera clásica. Dias más tarde, Blanca tomará las riendas de la Ópera Cómica de Berlin, donde Gerhard Brunne, director general de las tres grandes óperas de la ciudad, presenta su llegada de ese modo: «El nombramiento de Blanca se funda en su impresionante trabajo y todo cuanto ella representa como esperanza para el futuro».

¿Que consejo da Blanca a los jóvenes coreógrafos españoles?: «Que aprendan idiomas». Que es su forma muy diplomática de decir que a ella le encantaria volver, pero lo ve todo tirando a oscuro. Dentro de poco se estrenará su primera película, «Le Defi» (El Desafio), que ella define como «una comedia musical hip-hop». «Una locura», le digo. «Si», me responde, sonriendo. Continua lloviendo. Y Blanca me deja plantado, bajo la lluvia, el aguacero, que cae, interminable sobre una nebinosa ciudad invernal, que ella espera iluminar con sus nuevos Cuentos de la Alhambra.

Search

October 2019
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

XML Feeds

Who's Online?

  • Guest Users: 11

powered by b2evolution free blog software