« Los Ángeles, capital artística del siglo XXI (¿?)Grace Kelly, un hada muy sexy »

Desterrados del Paraíso

27 Sep 2007, by Quiñonero, Categories: Arte


CM, Impression, soleil levant, 1872-73

[10/10/2004 15:59:16] Exposición majestuosa (1) de ciento cincuenta obras maestras absolutas, pertenecientes a grandes colecciones nacionales inglesas, francesas, norteamericanas, suizas, canadienses y alemanas, que nos permiten replantear desde una perspectiva inédita y catastrófica los orígenes del arte moderno.

Follow up:

Como es bien sabido, fue Baudelaire quién descubrió las primeras raíces de la modernidad artística, estableciendo con carácter canónico una primera filiación que comienza en Velázquez, Goya y el Museo del Prado, descubiertos con fervor por los grandes maestros franceses y europeos.

A través de la ingente bibliografía sobre los orígenes del impresionismo y el simbolismo, conocemos con bastante precisión el puesto no menos central de Turner, descubierto por Monet en 1870, condenado al destierro londinense por la guerra franco-prusiana. El cuadro Impression, soleil levant (1872-73), que dará nombre a la primera gran escuela de arte moderno, iniciando la gigantesca ruptura con la magna tradición renacentista, es una consecuencia bien conocida de ese encuentro.

La más elemental observación visual ha permitido roturar esa vía real que conduce a los ismos de finales del XIX y principios del XX. A partir de tales principios, bien documentados, esta exposición propone una nueva vía de aproximación a las mismas fuentes bautismales del paisaje y el arte moderno, a través de las visiones de Turner, Whistler y Monet de algunas perspectivas clásicas de Londres, el Támesis, París, el Sena, y los palacios venecianos, contemplados desde el Gran Canal.

Algunos de los paisajes más bellos de la historia de la pintura occidental también ilustran el comienzo de una inconclusa catástrofe. La belleza exaltante de las puestas de sol, los incendios, las perspectivas y reverberos inmortalizados por Turner, Whistler y Monet nos habían impedido advertir, con frecuencia, que, en verdad, el Támesis de Turner es un río dañado por la polución, cuyas nubes venenosas sobrevuelan una ciudad inquietante, amenazada. En la misma medida, hoy podemos contemplar los palacios y la laguna veneciana a la luz de una nueva variación de un modelo clásica, una vanitas que sirve de parábola o metáfora de una civilización amenazada de muerte, víctima, como en el célebre relato de Thomas Mann filmado por Visconti, con música de Mahler, de olores pestilenciales, enfermedades contagiosas, plagas cancerosas, mortales. La Venecia proustiana no está lejos de tal crisis fatal.

Desde el ensayo canónico de Wilhelm Worringer, Abstraktion und Einfühlung (1910), sabemos que, en buena medida, la abstracción pictórica comienza por ser una inquietante manifestación de los desarreglos de la conciencia del hombre moderno. Los diarios de Klee nos recuerdan hasta que punto la desaparición de la figura y el cuadro en la historia del arte comenzaron por ser el reflejo fiel de la desaparición del hombre contemporáneo, “perdido”, quizá para siempre, como subraya, el primero, en lengua castellana, Ramón Gómez de la Serna.

Esta exposición nos invita a explorar una ruptura quizá más radical, si cabe: la ruptura saturnal entre el hombre y la naturaleza, amenazada de muerte por la gran industria y la colonización técnica del planeta, convertido en gigantesca factoría de producción de objetos. Las Puck’s stories de Kipling cuentan el fin de las hadas y los seres de ilusión que Garcilaso todavía era capaz de escuchar contemplando las aguas del Tajo, a su paso por Toledo. La polución de Londres, a mediados del XIX, la podredumbre que amenaza la existencia misma de Venecia, son inquietantes parábolas que comenzaron por modificar el rumbo de la historia del arte.

Sabíamos que Turner, Whistler y Monet, entre otros, se inspiran y nos emocionan haciéndonos descubrir el paisaje industrial moderno. La belleza absoluta de sus obras nos había hecho olvidar que el gris perla de las cenizas que nublan la vista del pintor, condenándolo a desdibujar las figuras, convertidas en impresiones de antiguas arquitecturas, manchadas de polvo ácido, nos estaba hablando, como la vanitas barroca, del ocaso de una civilización, una celebración inquietante de la Muerte, que la Moda -Baudelaire dixit- convertirá en el hada madrina de nuestros descarríos, corriendo tras las chucherías, iluminaciones y baratijas con las que traficamos tras la muerte del cuadro, la pintura y las antiguas artesanías del pincel. En esas estamos.

[ .. ]

(1) Turner, Whistler, Monet
Del 13 de octubre al 17 de enero
Galeries Nationales du Grand Palais
Av. Général-Einsenhower
75005 París

Search

July 2019
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
 << <   > >>
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

XML Feeds

Who's Online?

  • Guest Users: 13

powered by b2evolution free blog software