« Aznar y el 11-META, Gibraltar, UEFA y el Euro »

Aznar, manipulado

6 Oct 2006, by Quiñonero, Categories: Entrevista

La entrevista de José María Aznar con el diario chileno El Mercurio se conocía desde ayer (5 octubre 06) a media tarde. Sus matizaciones sobre el 11-M han sido Manipuladas por Omisión.

Follow up:

Este es el texto completo de esa entrevista:

El Mercurio, jueves 5 octubre 2006.

"En Europa, la izquierda ha abrazado causas del relativismo: una sociedad sin valores"

Lucía Santa Cruz

José María Aznar, Presidente del Gobierno español por el Partido Popular entre 1996 y 2004, casado con Ana Botella, concejala del Ayuntamiento de Madrid, quien, él insiste, "es hoy la única política de la familia", tiene tres hijos y dos nietos, y asegura que "ser abuelo es la mejor actividad que te puede tocar".

No parece extrañar la política activa este hombre de 53 años, entusiasmado por su nueva vida en la "batalla por las ideas". Pero no olvida, ni por un minuto, la prudencia que corresponde a un ex Jefe de Estado y elude preguntas potencialmente comprometedoras.

-Ahora que muchas de las banderas tradicionales de la derecha, como la economía de mercado, las ha tomado la izquierda, ¿qué significa ser de derecha en España y cuáles son las diferencias reales con el PSOE?

"Yo creo que la cuestión es al revés, lo que hay que preguntarse es qué significa ser de izquierda después de que el Muro de Berlín cayó. Porque la verdad histórica ha estado de parte del mundo liberal: es el mundo de la libertad el que gana, es el mundo de la economía de mercado el que gana, el de la democracia, por tanto ¿qué significa ser socialista? Eso es lo que tienen que responder los socialistas. Los viejos comunistas se fueron transformando primero en socialistas, los socialistas luego se transformaron en socialdemócratas, los socialdemócratas en progresistas... Y ahora no se sabe muy bien lo que son los progresistas".

-Hay quienes han sostenido que un rasgo sustantivo del socialismo español sería impulsar, por una parte un determinado modelo valórico, y por la otra, abrir los temas del pasado. ¿Cuáles cree usted que serían los objetivos que hay detrás de estas políticas y cuáles serán sus consecuencias?

"Lo que está ocurriendo en Europa es que la izquierda, al haber perdido puntos de referencia históricos tras la caída del Muro de Berlín, al no tener un proyecto ideológico que la sustente, ha abrazado causas del relativismo: una sociedad sin valores, donde da lo mismo una cosa que otra, donde las decisiones nunca producen consecuencias y si las producen ellas son irrelevantes, nunca pasa nada, no existen límites para las cosas".

-¿Qué consecuencias está produciendo eso en España?

"Está produciendo un debilitamiento de los valores tradicionales en los que se fundamenta nuestra sociedad, como la libertad, la tolerancia, el respeto institucional, el sentido de responsabilidad".

-¿Está dividida la sociedad española por estos temas?

"Pero está dividida por razones de decisión política. La sociedad española inició un nuevo camino hace 30 años con la transición democrática donde la regla era mirar al futuro para evitar caer en las viejas heridas del pasado. Y nos había ido razonablemente bien en esos 30 años. España pasó de ser un país poco desarrollado a uno próspero, de un país aislado a uno plenamente integrado en el mundo. Pero ahora resulta que lo que se le propone a los españoles es lo contrario, es decir, 'vamos a terminar con la transición, vamos a dejar de mirar hacia el futuro y vamos a ver las viejas heridas del pasado'.

"Supongo que así se consigue excluir a una parte de la sociedad española y eso permite mantenerse en el poder durante más tiempo".

-Usted recién decía que Europa debe volver a encontrar raíces de ideas, pero la tendencia es más bien hacia una política mediática...

"Cuando uno tiene la responsabilidad de liderar un país no sólo tiene que gestionar las cosas. Gobernar es decidir. Es tomar decisiones sobre la base de las ideas, de las convicciones. Y uno tiene que estar dispuesto a defenderlas.

"En el mundo de hoy hay pocos liderazgos fuertes, hay muchos liderazgos light, 'descafeinados' como yo les digo. En la Europa de hoy se cree que no es necesario luchar por nada, que la comodidad es el fundamento básico, que creer en algo y tener fundamentos religiosos y políticos son actitudes cuasi fundamentalistas, que los fundamentalistas que te atacan lo hacen porque tú no los comprendes... Todo eso conforma una debilidad intelectual que debemos combatir. Por eso yo me dedico ahora a la batalla de las ideas".

-¿Se podría decir que hay una nueva tendencia de los nuevos partidos de derecha, o de líderes, como David Cameron en Gran Bretaña, a abandonar los principios fundamentales y de mimetizarse un poco con lo que está más a la moda?

"Ese tipo de políticas -y no digo que Cameron las vaya a hacer- que consisten en confundirse con el paisaje para que no se distinga lo que eres, al final, el paisaje termina arrollándote".

-¿Cuál sería la diferencia entre Thatcher y Cameron en este contexto?

"Thatcher hizo una revolución. Cameron es una promesa. La diferencia es mucha. Thatcher hizo la revolución liberal que salvó a Inglaterra de la situación crítica a que la había llevado el laborismo y recondujo lo que fue el nuevo resurgir del Reino Unido que ha durado hasta ahora. Margaret Thatcher es una de las líderes más importantes después de la II Guerra. Ella y Reagan cambiaron la mentalidad de muchos. Su acción, unida a la de otras figuras como el Papa Juan Pablo II, unido al ímpetu de libertad de tanta gente, consiguió acabar con el Muro de Berlín".

-Uno de los problemas que tiene la democracia chilena es que no ha sido puesta al test de la alternancia en el poder. De ahí el interés por saber qué luces puede dar usted a la derecha chilena para llegar a ser gobierno.

"La alternancia es un valor básico de la democracia y ya llegará en Chile el momento en que se produzca, como pasó en España y eso va dando solidez a los países. En la experiencia española fue necesario crear un gran partido, tener un liderazgo muy definido y fuerte y sustentarlo sobre un proyecto muy atractivo".

"La alternancia es un valor básico de la democracia y ya llegará en Chile el momento en que se produzca, como pasó en España y eso va dando solidez a los países".

Terrorismo:

"Hitler y Bin Laden son muy parecidos"

-¿En el momento de recibir la noticia de Atocha (los ataques del 11-M) se dio usted cuenta del significado político que iba a tener ?

"Se me vino a la cabeza una cosa muy rápida. Los terroristas una vez habían tratado de evitar que yo llegara al Gobierno intentando asesinarme. Ahora yo no era candidato, pero los terroristas decidieron despedirme intentando que mi partido no continuara en el poder".

-¿Cuál es la consecuencia de que los terroristas hayan querido cambiar el resultado electoral de un país?

"Bueno, los terroristas siempre quieren intervenir en el proceso electoral de un país, pero para que tengan éxito, luego hace falta que se dé otro proceso -que es el que se dio en España, desgraciadamente- que es que la oposición, mayoría ahora, en lugar de responsabilizar a los terroristas del atentado, responsabiliza al gobierno español. Lo que afirmo siempre es que sin el ataque del 11-M, las elecciones españolas habrían sido distintas".

-Mirando en retrospectiva, ¿habría manejado de manera distinta la crisis?

"Uno toma decisiones con la información que tiene y desde ese punto de vista, lo que tenía que hacer el gobierno, era informar a la gente, atender a los heridos, garantizar la seguridad y que las elecciones se celebraran con normalidad. Lo difícil de la lucha contra el terrorismo es que siempre tienes que acertar al 100%. O aciertas al 100% o llega el momento en que golpean. Hay que acertar el 100% todos los días del año, de todos los años de la vida, mientras haya terrorismo. Y es muy difícil".

-¿Cree que estamos frente a un choque de civilizaciones como decía Huntington, entre el Islam y Occidente, o hay una diferencia entre el "islamofascismo" y el Islam propiamente tal?

"Lo que está seguro es que un Islam radical, fundamentalista le ha declarado la guerra a Occidente. Hitler y Bin Laden son muy parecidos, en el sentido de que lo que pasó en Europa y en el mundo estaba escrito antes por Hitler. Ahora basta leer algunas de las proclamas de Bin Laden en sus páginas de Internet. Hay muchos ejemplos de su radicalidad: cuando se hizo una película en Holanda denunciando los excesos contra la mujer en algunos países islámicos, pues se asesinó a su director; cuando se publicaron las caricaturas de Mahoma, se organizó un escándalo internacional. Cuando el Papa pronunció un discurso, explicando cómo el encuentro de la fe y de la razón es lo que dio lugar a Europa, ha tenido que pedir perdón y excusas al mundo islámico".

-¿Pero se puede obtener este objetivo a través de una guerra que no parece posible ganar?

"Debemos intentar responder a la pregunta de si la democracia y el Islam son compatibles. Si creemos que lo son, y yo así lo creo, debemos procurar que la libertad y la democracia se extiendan. Lo que hace falta es que estemos convencidos y determinados a ganar esa batalla. Y se puede ganar. El terrorismo puede ser derrotado. Hace poco se conmemoraba el 11 de septiembre; en estos 5 años no ha habido atentados en Estados Unidos. Y eso es un gran éxito y es la demostración de que hay medidas que producen resultados. En el año 2004, por ejemplo, en España, la organización ETA estaba prácticamente liquidada y ahora está resucitando. Hace dos años, el problema era que ETA se rindiera, hoy, desgraciadamente, la cuestión es cuánto tardará el Estado español en rendirse".

"Lo difícil de la lucha contra el terrorismo es que siempre tienes que acertar al 100%. O aciertas al 100% o llega el momento en que te golpean. Hay que acertar el 100%, todos los días del año".

Latinoamérica:

"La política de Chávez me parece una amenaza"

-En Latinoamérica se está produciendo un retorno a gobiernos más populistas, que usted mismo los ha definido como "en parte indigenistas, en parte marxistas, en parte revolucionarios", como es el caso de Venezuela, Bolivia, tal vez Argentina, entre otros...

"Yo creo que en términos políticos actualmente hay tres fenómenos muy preocupantes: el islamofascismo, que es la mayor amenaza que tiene el mundo, que es la ideología que alimenta al terrorismo. En América Latina se dan dos: el populismo excluyente y radical, que pretende construir una especie de socialismo real, nuevo, con raíces cubanas; y cierto indigenismo basado en criterios étnicos que recuerda el nacionalismo excluyente. En mi opinión, los riesgos para la región iberoamericana son dos: que aumente la distancia económica entre el mundo más desarrollado e Iberoamérica, cosa que está ocurriendo -con alguna excepción, como Chile-, y que se produzca una división en la región entre aquellos países que están dispuestos a apostar por la institucionalidad, por la economía de mercado, por incorporarse a las corrientes de desarrollo del mundo y los países que apuestan por modelos populistas, excluyentes, que exportan un modelo revolucionario, y que tienen alianzas peligrosas con otras zonas geográficas del mundo".

-Si hoy usted fuera Presidente del gobierno español, ¿votaría o no por Chávez para que integrara el Consejo de Seguridad de la ONU?

"Creo que cuando se vota por candidatos para el Consejo de Seguridad hay que mirar la agenda de problemas que tiene el Consejo a futuro y cuál candidato puede garantizar un manejo adecuado de esa agenda. Todo lo demás es secundario. Pero yo no me meto en esas cuestiones. Simplemente digo que la deriva populista excluyente, radical, basada en el castrismo del Presidente Chávez me parece una amenaza peligrosa para la región".

"En América Lastina se dan dos fenómenos preocupantes: el populismo radical y cierto indigenismo basado en criterios étnicos que recuerda el nacionalismo excluyente".

Search

November 2019
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
 << <   > >>
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

XML Feeds

User tools

Who's Online?

  • Guest Users: 8

powered by b2evolution free blog software