« La noche del patriarcaEl flautista y su veneno »

Mesianismo y mercancías

17 Jun 2006, by Quiñonero, Categories: Archivo

[14/05/95 14:57:38] François Mitterrand abandonará mañana el palacio del Elyseo, definitivamente. Queda por historiar el misterio más fascinante de los catorce años de su presidencia: la oscura relación entre la puesta en práctica de dos siglos de cultura socialista y comunista y el hundimiento trágico de las escuelas de pensamiento económico, político, literario, cultural, ético y espiritual que pretendían abanderar el progreso de la humanidad.

Follow up:

El hundimiento del Muro de Berlín, en 1.989, fue un acontecimiento planetario, anunciando un cambio de rumbo en la historia de las ideas mundiales. El fin de la Era Mitterrand no posee ese alcance planetario, pero plantea con mayor urgencia y radicalidad, quizá, los mismos problemas perversos. Las ideas comunistas eran ideas muertas para miles de millones de individuos, mucho antes de consumarse la descomposición fáustica de la antigua URSS. La ausencia de ideas de la presidencia Mitterrand plantea problemas más urgentes e inmediatos, porque habla de la manipulación de las ideas muertas a través de la industria cultural.

El presidente elegido el 10 de mayo de 1.981 fijó personalmente la ambición colectiva que él encarnaba, con su primera declaración, desde la alcaldía de Chateau Chinon, dirigiéndose al resto del mundo, aquella misma noche, en estos términos mesiánicos: « Centenares de millares de hombres de todo el planeta esperan que Francia les muestre al camino... ». No en vano, el programa del gobierno de la unión de la izquierda, socialista y comunista, era una síntesis entre el proyecto fundacional de la revolución de 1.789, « construir un hombre nuevo », « cambiar la vida », en la terminología de Mitterrand, y el proyecto fundacional del « putsch » bolchevique de 1.917, la « construcción de una sociedad socialista », el « socialismo a la francesa », en le terminología mitterrandiana.

La aplicación práctica de esos dos siglos de ideas, en el terreno económico, apenas duró año y medio, entre el mes de septiembre de 1.981 y el mes de marzo de 1.983. Tres devaluaciones del franco y el desequilibrio fatal de la economía nacional culminaron con un plan de austeridad neo-capitalista y el entierro por defunción de la experiencia económica socialista.

El divorcio, radical, entre la presidencia, el gobierno socialista y los « intelectuales » estaba consumado el 26 de julio de ese mismo año, cuando Max Gallo, portavoz oficial del gobierno, publicó en Le Monde un patético artículo preguntándose donde « estaban » los desaparecidos intelectuales que habían apoyado el triunfo de la unión de la izquierda.

El entierro del aventurerismo tercermundista, victima de su defunción administrativa, puede fecharse entre la entrada de Regis Debray en el Elyseo (mayo del 81), como « consejero presidencial », y la publicación del ensayo A Demain, De Gaulle(1.990), que marca la conversión del antiguo intelectual-guerrillero en apóstol del « gaullismo de izquierdas ».

La conversión de la « cultura progresista » en mercancía de Estado, propaganda al servicio de la oligarquía dominante y la megalomanía del líder carismático, está perfectamente fechada y diseccionada, en términos casi entomológicos, entre la publicación de L’Etat Culturel (1.990) de Marc Fumaroli y La Comédie de la Culture (1.993) de Michel Schneider.

La publicación de un mítico artículo de Michel Foucault, en la primera página de Le Monde, comparando el retorno del ayatola Jomeini a Teherán con una epopeya « liberadora » permite dar una fecha aproximada a la muerte de una cierta izquierda radical que había apoyado enérgicamente el terrorismo de la Fracción Ejército Rojo. Estrangulando a su propia esposa, Louis Althusser enterraba con una nota dramática varias décadas de pensamiento « científico comunista ».

La conversión de los antiguos teóricos de la subversión literaria (Philippe Sollers) en propagandistas del « conservadurismo tranquilo » de Edouard Balladur, la transformación del antiguo compromiso en operaciones de « marketing » permanente (Bernard-Henri Levy), el lanzamiento del término « post-socialismo », acuñado por el sociólogo Alain Touraine, hablan de otros tantos frentes de crisis, ruina y descomposición intelectual. Hay muchos otros. Queda un rosario de ideas muertas, que, paradójicamente, continúan vegetando en la industria de países culturalmente dependientes, como España. Quizá haya pocas tareas quirúrgicas más urgentes que la disección actualizada de ese campo de ruinas.

Search

January 2020
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
 << <   > >>
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Categories

XML Feeds

Who's Online?

  • Guest Users: 14

powered by b2evolution free blog software