« Mártires del TerrorEstatuto catalán y Europa de las regiones »

Bye, Bye, América

1 Jul 2006, by Quiñonero, Categories: America, España

Las elecciones mexicanas recordarán –sea cual sea su resultado– la insignificancia creciente de la diplomacia gubernamental española en las Américas.

Follow up:

La complicidad bien intencionada e independiente de la Moncloa hacia Hugo Chávez y Evo Morales, prolongación de la “buena voluntad” hacia Fidel Castro, ha tenido numerosos efectos perversos: Chávez ha sembrado muchos enfrentamientos con casi todos sus vecinos; Morales ha sembrado dudas entre los inversores españoles y europeos; el comportamiento nacional revolucionario del trío Castro-Chávez-Morales está fragmentando el frágil y empantanado edificio de Mercosur, aplazando indefinidamente el proyecto tan indispensable de la integración política de América latina.

El no entendimiento de la administración Zapatero con la administración Bush, tiene la ventaja de ser aplaudida en Cuba, Venezuela y Bolivia; pero se comprende mal en la UE, México, Chile y Brasil. México y otros países centro americanos tienen relaciones institucionales más o menos sólidas con Washington. Brasil y Chile tienen con la administración Bush un diálogo fluido y dinámico. La ausencia de diálogo significativo entre Madrid y Washington priva a la diplomacia española de vías de intervención indirecta, instalada en un aislamiento poco eficaz para la defensa de los intereses nacionales.

La ausencia del presidente Zapatero en Europa, donde Angela Merkel y Tony Blair despliegan una actividad diplomática personal muy significativa, tiene una traducción institucional y política poco estimulante. En la reciente cumbre Europa / América latina, en Viena, España tuvo una dudosa presencia: su voz, intereses, iniciativas, proyectos, alianzas, fueron perfectamente invisibles; mientras que la crisis de Mercosur, la zizaña sembrada por el trío Fidel-Chávez-Morales, confirmaron la instalación de España en una posición periférica y marginal.

Hubo un tiempo en el que España pudo aspirar a ser una intermediaria creíble entre América latina y Europa. La lengua, la cultura, las inversiones españolas, las “tradicionales relaciones de amistad”, y el liderazgo nada desdeñable de la joven democracia que salía victoriosa de una corta y eficaz transición política nacional, permitían alimentar algunas fundadas esperanzas.

La ideología y el aventurerismo han facilitado la evaporación casi absoluta de tales ilusiones. Hasta hoy, los frutos de la complicidad temporal con Chávez y Morales son frutos envenenados: incomprensión en Europa, fragmentación de las Américas, ningún rédito para los intereses económicos nacionales. El imperio de la ideología, en el terreno cruel de las relaciones entre Estados, monstruos fríos, tampoco favorece las tareas del posible diálogo entre la UE y el archipiélago inconexo de países americanos; pero si complica, cuando no envenena, la defensa de los intereses nacionales, en América y Europa.

Search

October 2019
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

XML Feeds

Who's Online?

  • Guest Users: 22

powered by b2evolution free blog software